Nombre
Análisis táctico Real Madrid - FC Barcelona

Análisis Táctico Real Madrid – FC Barcelona: Vía libre para los catalanes

Este Clásico ha podido ser el final de la carrera por el título. Después de otra victoria del FC Barcelona en el Estadio Santiago Bernabéu, los blaugrana disfrutarán de una cómoda ventaja, mientras que los blancos señalan al entrenador Zinedine Zidane, quien pensó que la mejor estrategia consistiría en hacer un marcaje individual al jugador clave del Barça.

FORMACIONES INICIALES

Si bien nadie esperaba sorpresas en las alineaciones de ninguno de los dos equipos en este tipo de enfrentamientos de alto perfil, ambos entrenadores tuvieron que tomar decisiones sobre quién sería el cuarto hombre en su respectivo centro del campo. Ernesto Valverde decidió darle a Paulinho otra oportunidad de demostrar a los incrédulos que estaban equivocados. En lo que parecía un híbrido entre el 1-4-4-2 y el 1-4-3-1-2, el centrocampista brasileño cambió repetidamente entre el lado derecho, la media punta e incluso la posición de 9 en algunas ocasiones. Mientras tanto, Andrés Iniesta se colocó en el carril izquierdo del centro del campo, pero por lo general vagaba por el espacio interior, lo que le dio a Jordi Alba su libertad habitual para avanzar.

Al igual que en su último encuentro en la Supercopa, Zidane envió al centrocampista Mateo Kovacic al centro del campo junto a Modric y Kross. Mientras que algunos esperaban que fuera la sombra de Messi desde el inicio, Kovacic pudo jugar libremente en la parte superior del diamante del medio campo durante muchos tramos de la primera mitad.

LOS MARCAJES EN LA SALIDA DE BALÓN

Durante los primeros 25 minutos más o menos, el Real Madrid presionó de manera individual al FC Barcelona en su campo. Mientras los locales intentaban construir el juego sobre todo en el lado izquierdo, donde Paulinho, Suárez y Messi cerrando de manera interior sobre todo a Kross para evitar la fluidez de pases. Como consecuencia, Sergi Roberto tuvo que salir de la línea defensiva en esas situaciones para poder presionar a Marcelo, cuya posición habitual estaba en la línea que parte ambos campos. De lo contrario, Kross habría utilizado su ángulo de pase habitual para enviar el balón al lado izquierdo madridista:

madridbarcelona2

El Real Madrid aplicó un esquema claro de marcaje individual en su primera fase de presión: Benzema y Ronaldo contra los centrales, Kovacic contra Busquets, Modric y Kross ante Iniesta y Rakitic, Casemiro contra Messi, Marcelo ante Sergi Roberto y Varane con Suárez. Los madridistas no dudaron en presionar tan alto como pudieron, para intentar contener la acumulación de jugadores del Barcelona en la salida. Ter Stegen leyó a la perfección lo que estaba ocurriendo, y en lugar de arriesgar como ha hecho otros partidos, buscó repetidamente el envío largo a Paulinho, el jugador libre:

madridbarcelona1

LOS AJUSTES DE ZIDANE AL DESCANSO

La buena primera parte del Real Madrid nos hace preguntarnos si realmente era necesario que Zidane cambiara algo durante el descanso. Él, de hecho, asignó a Kovacic que siguiera a Messi sin importar lo que sucediera a su alrededor. El croata marcó al jugador estrella del Barça estrictamente, lo que provocaba que a veces Kovacic llegara hasta posiciones defensivas, algo que hizo que viéramos en ocasiones una línea defensiva de 5 jugadores. Con Paulinho entrando por dentro, el Real Madrid se encontró en la situación de inferioridad en el centro (4vs3):

madridbarcelona3

Lo que permitió al Barça matar el partido fue la rigurosidad con la que el Real Madrid se adhirió a su esquema de marcas. En los momentos previos al primer gol visitante, los blancos avanzaron intentando hacer una presión alta, pero Busquets con una buena maniobra técnica, se liberó de la presión y jugó en el pasillo central con Rakitic, que pudo recorrer unos 50 metros sin oposición, ya que Kovacic se quedó al lado de Messi y no cerró el avance del jugador culé. Sorprende que un jugador del nivel de Kovacic, fuera incapaz de leer bien la situación y no dejara su marcaje individual a Messi (más allá de que estuviera obligado por Zidane). El croata demostró poca inteligencia táctica en ese sentido:

madridbarcelona4

Minutos después el partido estaba prácticamente sentenciado con el gol de penalti de Messi y la expulsión de Carvajal, más allá de algunas ocasiones de gol de los locales con la entrada de Asensio y Bale ya con un sistema 1-4-2-3.

CONCLUSIÓN

El fútbol de alto nivel significa que cualquier error puede hacer que tu equipo se haga pedazos. Zidane forzó a Kovacic a ser la sombra de Messi como parte de su idea, algo que dio al Barça la libertad que necesitaban y hundiendo sin querer a su propio equipo. Los de Valverde utilizaron la acumulación interior de manera inteligente para aprovechar el marcaje de Kovacic al argentino. Ahí estuvo la diferencia entre un equipo y otro: los locales cometieron el error de reajustar el equipo cuando mejor estaban jugando, y los visitantes supieron leer el error táctico de su rival y aprovecharlos para dejar la liga sentenciada en Diciembre.  


Deja un comentario